Empiece con un fin en mente

La rana que quiso ser como el buey

Una rana sentía envidia del tamaño del buey, así que empezó a hincharse para ser como él:

–¿Soy tan grande como el buey?

–preguntaba a las demás.

Hizo tantos esfuerzos para parecerse al buey,

 que acabó por reventar.

Quédate siempre

en el lugar que te corresponde.

[Fábulas tradicionales, Fedro, 2007].

ranas

Con esto me refiero a que la mayoría de las personas buscamos una imagen falsa de nosotros mismos y no, en realizar lo que verdaderamente vale, que son nuestras metas o mejor dicho nuestro fin.

Un ejemplo que me dio un día mi padrastro fue: “No todas las personas nacen para ser padres”, al principio asumía que lo que me había dicho era un comentario cruel, pero con el paso de los años me di cuenta de que tenía razón, hay personas que tienen ese sentimiento para la maternidad y hay otras que realmente no lo son, pero de igual manera son felices. Pero, son tantas las veces que en nuestro hogar, amigos, en el trabajo, etc., nos dicen debes casarte, porque  si no lo haces… y así salen muchos comentarios falsos de nuestra persona. Hay que empezar a defender nuestras ideas, nuestro modo de ser, de vivir, etc., ya que si nuestro pensamiento no es firme, empezaremos a caer en el prototipo de vida, para luego terminar en el camino equivocado.

Desde que nacemos, todos venimos a este mundo con una misión, ¿cuál? Es cuestión de hacer una reflexión de nosotros mismos. Pensamos que nuestra misión es tener éxito, ganar mucho dinero, tener una empresa,  sacar un título, buenas calificaciones, viajar por todo el mundo, etc., cuando bien, nuestra misión pudiera ser ayudar al prójimo, hacer reír a la gente, enseñar valores,  a amar, entre otras cosas., el propósito es dejar huella en cada uno de nosotros de manera que nos emita conciencia de las actitudes que estamos tomando, para meditar si nuestra es vida es tal y como la habíamos  proyectado.

Si quieres ver a Dios reírse de ti por un momento, sólo ve y cuéntale tus planes.

Anuncios